El dolor articular es una de las molestias más comunes en personas de distintas edades.

El desgaste que se produce en los tejidos, en los cartílagos que forman las articulaciones acaban produciendo un intenso dolor.

Es una técnica desde el punto de vista científico muy avanzada, a la vez que sencilla y poco invasiva, con buenos resultados a corto, medio y largo plazo, y totalmente segura.

Además, el paciente puede volver inmediatamente a su rutina habitual.

ESTUDIO CLÍNICO OSTEO-ARTROSIS

Jaroslav Michaleki,Rene Moster et all. 2013.

Estudio realizado en U.S.A. a 1.118 pacientes- 1.856 rodillas, 7 centros clínicos del 2010 al 2013, Edad media 62 años. (19-94), 596 Varones- 532 Hembras, Tiempo de seguimiento:17,2 (12,1-54,3), Tto. único con Células Madre de tejido adiposo, Prevalencia de 14 % en adultos de 25 años y 34% de 65 años, 16% peso normal, 46,6% sobrepeso, 28,3 % con obesidad, 503 candidatos a prótesis articular (45,2 % del total)

Porcentaje de pacientes con el 50 % de mejora

50 mejora

Escala de puntuación KOOS/HOOS mide 5 parámetros: dolor, analgésicos semana, grado de cojera al caminar, movimiento articular, rigidez

Escala Koos

CONCLUSIÓN: De 503 candidatos a prótesis de rodilla, solo se operaron 4 pacientes.

El tratamiento se realiza bajo diagnóstico médico, cabe destacar los buenos resultados en patologías relacionadas con problemas articulares

El estudio clínico llevado a cabo por Khanh Hong T y su equipo concluye que “La inyección de SVF autóloga en combinación con PRP es un método seguro y eficiente para el tratamiento de la artrosis de grado II y III. La mejora queda demostrada después de 6 meses. En general, el 100% de los pacientes estaban satisfechos con este método. El dolor se redujo fuertemente y después de 3 meses, las capas de cartílago eran más gruesas y la calidad de vida mejoró significativamente”. Es decir, que es eficaz para reducir el dolor y mejorar la función de la rodilla en pacientes tratados.

Otros autores como Vinay Tantuway describen en un estudio clínico publicado en la revista de Medicina y Atención Médica Basada en la Evidencia que “La inyección SVF autólogo es un método seguro y eficaz para tratamiento de la artrosis. La eficacia del transplante mejoró claramente después de los 6 meses. En general, el 100% de los pacientes estaban satisfechos con este método. El dolor se redujo fuertemente después de la terapia, y la caliad de via mejoró significativamente. El tratamiento es una terapia mínimamente invasiva prometedora para los pacientes con artrosis”.

En otros estudios realizados para distintas patologías, también se encuentran resultados prometedores. Según Jaewoo Pak: “ En pacientes con Condromalacia rotuliana con dolor continuo, la inyección percutánea de ADSCs (Células madre derivadas del tejido adiposo) autólogos puede jugar un papel importante en la restauración de los tejidos dañaos. Así el tratamiento con ADSCs presenta un nuevo método de tratamiento prometedor, efectivo, seguro y no quirúrgico”.

Podemos resumir que el uso de células madre mesenquimales adultas es adecuado para el tratamiento del dolor articular, además así lo concluye el autor Según Freitaq J. en el artículo publicado en la revista de desórdenes musculo-esqueléticos “El uso de células madre mesenquimales derivadas de tejido adiposo autólogo (MSC), después de una gestión convencional sin éxito, dio como resultado una mejoría estructural, funcional y del dolor. Estos resultados ponen de manifiesto el potencial regenerativo de la terapia con MSC”.