Problemas gastrointestinales son todos aquellos que afectan al aparato digestivo.

Ya los egipcios le dieron una importancia transcendental a la membrana intestinal desarrollando métodos de limpieza específicos para mantenerla en un buen estado fisiológico. Sin embargo, la membrana intestinal es un órgano que hasta ahora, en la medicina tradicional, no se le ha prestado demasiada atención.

El intestino delgado, donde se produce la absorción de todos los nutrientes, es un órgano de aproximadamente 9 metros de longitud, con un epitelio de absorción que viene a ser igual la superficie de una pista de tenis. Resulta evidente que en una superficie tan grande cualquier alteración afecta de forma directa a la absorción de nutrientes porque es el responsable del tránsito nutricional desde el sistema digestivo a la sangre. Por tanto, es responsable del equilibrio de nutrientes en sangre, lo que llamamos equilibrio homeostático. Resulta evidente que cualquier alteración de la membrana intestinal puede tener severas consecuencias sobre el estado de salud.

Hoy se sabe que la mayoría de la población tiene un mínimo grado de inflamación de la membrana intestinal, que puede ser elevado en algunas personas con hábitos de vida poco saludables. Y también que pequeños cambios en la permeabilidad de la membrana afectan de forma muy importante a la absorción de nutrientes y por tanto al contenido de los mismos en sangre.

Existen muchas personas con alteraciones gástricas inespecíficas, no diagnosticadas, síntomas que no se sabe por qué, pero que les hacen sentir incómodos como inflamación abdominal, dolores gástricos inespecíficos, gases, malas digestiones, etc.

Los ritmos de vida actuales generan alteraciones en el estado de la membrana intestinal. El alcohol, el café, la falta de sueño o el estrés son factores que inflaman la membrana intestinal en mayor o menor grado, generando multitud de alteraciones como consecuencia de la mala absorción de los nutrientes esenciales.

La valoración del estado de inflamación de la membrana intestinal es uno de los aportes más importantes de la BIOMEDICINA actual, aporte que hasta ahora no se había valorado en su justa medida por los sistemas de diagnóstico médico tradicionales. Ésta permite tratar patologías dependientes del funcionamiento del sistema inmunitario, mediadas por una anormal absorción de los nutrientes, como las dermatitis, psoriasis, alopecias, problemas reumáticos, trastornos del sueño o problemas digestivos inespecíficos.

En Cres se realiza el informe médico sobre el estado de la membrana intestinal más avanzado en la actualidad, donde se conjugan las últimas investigaciones en BIOMEDICINA y NUTRIGENÓMICA, lo que permite realizar un diagnóstico preventivo y una medicina personalizada. Con ello se puede recuperar la integridad y buen funcionamiento de la membrana intestinal y equilibrar todas estas alteraciones, y así mejorar el estado de salud haciendo la vida un poco más fácil.