Test biogenéticos para vivir más y mejor

El riesgo de sufrir una enfermedad viene determinado por múltiples factores entre los que destacan dos: la genética y el medio ambiente. Los genes inclinan a tener más riesgo de padecer una patología u otra pero es el estilo de vida y el ambiente los que desencadenan la manifestación de ese riesgo. Una de las aspiraciones de la medicina preventiva ha sido conocer los genes responsables de las alteraciones fisiológicas y las patologías, para modificar el estilo de vida, reducir la expresión de estos genes y minimizar ese riesgo.

Esa aspiración es ya una realidad con los test biogenéticos. A través de un exhaustivo análisis del genoma de cada persona se pueden localizar genes que afectan a aspectos tan importantes como los factores que deterioran y producen inflamación intestinal, que producen una alteración nutricional del equilibrio en sangre o equilibrio homeostático y que modifican finalmente el funcionamiento normal del sistema inmune, lo que finalmente se manifiesta como alergias, afecciones de la piel, artritis, dolores musculares y envejecimiento prematuro.

A partir de ese test genético, un equipo médico puede establecer unas pautas de alimentación y estilo de vida que dificulten las manifestaciones de esos genes. Se trata de un asesoramiento biogenético individualizado, en el que participan especialistas en inmunología, sistema digestivo, alergia y nutrición.

De ese modo, se consigue con dietas personalizadas, neutralizar la influencia de los genes mediante la alimentación y mejorar la calidad de vida de las personas e influir, en muchos casos, en la longevidad.

Los pacientes perciben una mejoría notable frente a infecciones, patologías relacionadas con la inmunidad, como las alergias y las enfermedades reumáticas, el sobrepeso, la calidad del sueño, la pérdida de pelo, los trastornos digestivos y el estrés, entre otras.

El consejo biogenético permite que, a través de los nutrientes y preparados nutraceuticos adecuados, las funciones fisiológicas mejoren. Así, se fortalece el sistema inmune, por que se incrementa la absorción de nutrientes a través de la pared gastrointestinal, y se restablece el equilibrio homeostático, el de los diferentes nutrientes en la sangre, con lo que logra que todos los sistemas fisiológicos funcionen correctamente.

Cuanto antes se puedan conocer los riesgos derivados de los genes, más a tiempo se estará de poder implantar un programa de asesoramiento biogenético con el que poder reducirlos antes de que aparezcan. Por eso, en países como Estados Unidos, donde los test biogenéticos son más habituales, es un regalo que se ofrece con frecuencia a los recién nacidos.