Publicado el 18 marzo de 2015 a las 9:20 am, por

¿Alguna vez se ha preguntado por qué motivo engorda más que su compañero si, incluso, come mejor que él? La explicación puede estar en la genética que, unida a los hábitos de vida y de nutrición, puede determinar la manera en que una persona metaboliza los nutrientes y, por tanto, influir en el control de su saciedad y, en consecuencia, de su peso.


Hay personas que tienen una mayor predisposición genética a desarrollar sobrepeso u obesidad. Así, los estudios biogenéticos permitirán detectar las variantes genéticas que tienen efecto sobre la metabolización de los distintos nutrientes, el control de la saciedad o el gasto energético. Para ello se estudian varios genes relacionados con la absorción, metabolización y acumulación de las grasas e hidratos de carbono. sobrepeso1
Las personas que engordan más metabolizan menos nutrientes y de manera más lenta, lo que hace que se produzcan depósitos adiposos que actúan como reclamadores de mayor ingesta de alimentos. Por eso los individuos que consumen mayor cantidad de carbohidratos de liberación rápida tienen mayor sensación de hambre. Con los estudios biogenéticos también se estudia la sensación de hambre o saciedad a partir de la cuantificación de los genes que la modifican. De hecho, muchos de los casos de sobrepeso se deben a alteraciones en los mecanismos hormonales que regulan el factor saciante.

El sobrepeso puede venir causado por diferentes factores además de la genética. Entre ellos se encuentran los hábitos de vida, como el sedentarismo y el estrés, así como ciertos cambios en hábitos nutricionales. En los últimos tiempos hay una mayor ingesta de alimentos procesados, como los transgénicos, que podrían estar alterando la microbiota intestinal y la relación entre los nutrientes y los genes. La nutrigenómica, la ciencia que estudia cómo la nutrición afecta a los genes de las personas, permite detectar cómo todos estos factores, pueden influir en el desarrollo de sobrepeso u obesidad.

Los estudios biogenéticos aportan una información personalizada al paciente sobre cómo afectan e interaccionan los diferentes alimentos con la carga genética, y permiten realizar dietas personalizadas a tu código genético. Esto le permitirá plantear diferentes cambios en sus hábitos de vida y nutricionales de forma permanente para tratar de forma correcta y adecuada el sobrepeso, así como prevenir otros problemas de salud.
En el último número de la revista Lancet se expone como hay 2.100 millones de personas con sobrepeso en todo el mundo y que el el 37 % de los hombres y el 38 % de las mujeres tienen un índice de masa corporal cuyo resultado es mayor de 25, lo que les sitúa por encima del límite recomendado.