Los test genéticos tienen la clave para reforzar nuestro sistema inmunitario

El sistema inmunitario es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Se trata de una compleja red de células, tejidos y órganos que reaccionan ante cualquier elemento extraño que aparezca en el cuerpo, pueden ser bacterias, virus, incluso pólenes o proteínas. También interviene en el reconocimiento de nuestras propias células atacando células degenerativas o tumorales ejerciendo como un sistema defensivo muy complejo en el que se sigue investigando porque aún hoy nos quedan cosas por saber.

Tan importante es que cualquier alteración o desregulación del funcionamiento del Sistema Inmune provoca serias modificaciones del normal funcionamiento fisiológico, produciendo incluso enfermedades de difícil tratamiento, como la psoriasis, la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, artritis, artrosis, dolores musculares y cualquier tipo de alergia.

Los factores principales que afectan a la respuesta inmune o que pueden producir desequilibrios en el sistema inmune son principalmente:

  • La carga genética individual.
  • La alimentación y los hábitos nutricionales.
  • El equilibrio de nutrientes en sangre y
  • El estilo de vida.

Además todo ellos están conectados entre sí y unos dependen de otros, así en función de la carga genética se absorben y metabolizan unos alimentos más que otros.

Los cambios en la absorción de los alimentos se encuentran mediados por la membrana intestinal que en función de su estado y actividad controla el paso de los nutrientes a sangre y modifica por tanto los nutrientes en sangre, el contenido de nutrientes en sangre y por tanto el equilibrio homeostático, lo que influye de forma directa en el funcionamiento del sistema inmune, pequeños desequilibrios homeostáticos provocan grandes alteraciones en el sistema inmune, y a su vez las alteraciones del sistema inmune se manifiestan siempre como importantes alteraciones en el estado de salud incluso en patologías severas.

La genética tiene por tanto una gran relevancia en la respuesta inmune y gran relevancia en el estado de salud en la medida que la salud depende de cómo funcione el sistema inmune.

De forma gráfica, la interacción de todos estos sistemas se podría ver así:

foto sistema inmune

Los test de genética permiten conocer la predisposición del paciente a sufrir alguna de las enfermedades del sistema inmunitario más comunes como la celiaquía o las deficiencias en la metabolización de los lácteos

Estos estudios también pueden determinar cómo afecta a una determinada persona una patología en función de su mapa genético por lo que son una eficaz medida preventiva.

De este modo, un profundo conocimiento del ADN, permitirá a médico y paciente reforzar el sistema inmunitario de un modo eficiente. Así, será posible adelantarse a posibles enfermedades y se podrá poner en práctica el tratamiento más adecuado de forma personalizada.