Publicado el 24 agosto de 2015 a las 11:07 am, por

Las vacaciones de verano son el momento que llevamos esperando ansiosos durante todo el año para disfrutar por fin de nuestro merecido tiempo libre viajando, saliendo a comer con los amigos y familiares,  realizando multitud de actividades lúdicas…
Todas esas ganas de disfrutar pueden repercutir en un aumento de las malas digestiones así como en un exceso en la báscula.


Las malas digestiones o dispepsias es una incapacidad de digerir adecuadamente los alimentos. Lo que se traduce en una digestión lenta, pesada y muchas veces acompañada de otros síntomas como ardor de estómago o flatulencias.
Es importante mantener una serie de hábitos que nos permitan mejorar nuestras digestiones en general:

  • Beber al menos 2 litros de agua, esto nos permite que cuando comamos algo nuestro sistema esté en perfecto funcionamiento para digerirlo adecuadamente
  • Realizar 5 comidas diarias, si hacemos varias comidas diarias ligeras no sometemos a nuestro organismo a un sobreesfuerzo.
  • Tomar fruta a medio día y en la merienda, nos permitirá realizar las 5 comidas diarias de forma saludable.
  • Intenta tomar alimentos bajos en grasa, sobretodo en las cenas.

Estas recomendaciones generales son útiles, pero si realmente quieres solucionar el problema lo mejor es conocer como digiere tu organismo los alimentos, cuales son aquello que peor le sientan y cómo puedes adecuar tu dieta.
En clínicas Cres te ayudamos a conocerte por dentro mediante nuestros informes genéticos como Geneticres nutricional. En este informe te mostramos dentro de los distintos grupos de alimentos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) cuáles son aquellos que mejor te sientan y de los cuales puedes sacar un mejor beneficio. Además se valoran aspectos como la saciedad, la intolerancia a la lactosa o la intolerancia al gluten.